Historia de una australiana que fue diagnosticada a los 40 años

Algunas personas reciben el diagnóstico de autismo durante su niñez como en el caso de la actriz Daryl Hannah. No obstante, hay otras que conocen su condición cuando son adultos como ocurrió con la cantante Susan Boyle.

Conozcan la conmovedora historia de una mujer australiana que supo que tenía Síndrome de Asperger a los 40 años, luego de haber visto a su madre internada por autismo cuando era adolescente. Durante su vida ha luchado con el temor de tener el mismo destino que su progenitora. Fue publicada por The Australian's Women Weekly:

Fui diagnosticada de autismo a los 40 años

I was diagnosed with autism at 40
Posada por una modelo

Barb Cook sólo tenía 14 años cuando su madre fue internada en un asilo porque tenía autismo. Durante los siguientes 25 años, Barb intentó mantener sus propios síntomas ocultos de los médicos profesionales, hasta que finalmente fue diagnosticada con Síndrome de Asperger a los 40. Aquí, ella escribe sobre su viaje del terror a la aceptación y el alivio.

"Observando el cuerpo dormido de mi madre atada a una cama de hospital, llevada hasta abajo y puesta en una ambulancia, era como ver una película muda en cámara lenta. Mi mente trató de dar sentido a la situación ¿Por qué se la llevan lejos?

Mi padre estaba convencido de que ella era "mental" y la había inscrito en una institución psiquiátrica.

Mi madre siempre había sido diferente. Ella era socialmente torpe, no tenía amigos y no le gusta ser tocada o abrazada.

Años más tarde, los comentarios que hizo mi padre hizo acerca de sus maneras poco femeninas finalmente tendrían sentido para mí.


Barb y su madre en la década de 1980.

Después de tres días se nos permitió visitar. Un pabellón psiquiátrico del Reino Unido en la década de 1980 no es algo que cualquier chica de 14 años de edad, debería experimentar. Fue increíblemente aterrador y triste.

Mamá estaba feliz de vernos. "He hecho todo lo que me han pedido ¡Y puedo volver a casa ahora!" -exclamó-.

Nunca olvidaré su cara cuando se negaron. Su error fue una enorme crisis. Ella fue arrastrada, drogada y su verdadero espíritu se había ido para siempre.

Durante los próximos 15 años fue drogada permanentemente mientras trataban de encontrar una combinación que funcionaba. Una de tales combinaciones la volvió psicótica y saltó desde el tejado. Ella se convirtió en una persona perdida en su propio mundo después de 18 sesiones de terapia de shock.

Con el tiempo, su vida terminó trágicamente cuando le dieron una combinación tóxica de la medicación.

Ella finalmente se había ido del mundo atormentado de las instituciones, y yo crecí con un enorme temor a las organizaciones de salud mental y los profesionales, y que yo también podría tener esquizofrenia, depresión maníaca y paranoia (como mal diagnosticaron a mi madre).

A lo largo de mi vida, he luchado por encajar. Las situaciones sociales me abrumaban y hacer contacto visual era doloroso. Fui etiquetada como engreída, pero la realidad era que no tenía ni idea de cómo llevar una conversación.

No entendía el mundo y el temor constante de ser encerrada me daba miedo.

A mediados de la década de 1990, conocí a Paul, quien ahora es mi pareja. Él me entiende (y viceversa). Años más tarde, un anuncio sobre el síndrome de Tourette hizo que me preguntara si había algo diferente en nosotros.

La tecnología moderna significa que ahora era mucho más fácil de buscar este tipo de cosas, y pronto me di cuenta de que Paul tenía una forma de autismo, y muchos de los síntomas fueron como un sonido de campana para mí.

La palabra "autismo" había llevado previamente a la mente imágenes de una persona no verbal agitando las manos y balanceándose en la esquina y aislada del mundo.

Nunca me di cuenta de que el espectro autista pudiera ser tan diverso. Jornadas de investigación por Internet, leer libros de la biblioteca, e incluso ver una película llamada "Mozart y la ballena" sobre una pareja con Asperger, fue una montaña rusa emocional para ambos.

Una noche, Paul se derrumbó en medio de la preparación de la cena. Sus piernas se debilitaron por la enormidad de todo. En cierto modo, era como ir a través de las cinco etapas del duelo: incredulidad, pena, ira, desesperación y aceptación.

Los dos nos fuimos a ver a un psicólogo. Paul fue diagnosticado rápidamente con Síndrome de Asperger, sin embargo, me habían mal diagnosticado inicialmente con Trastorno Bipolar.

Mis temores se prendieron: iba a terminar en una institución por el resto de mi vida. Salí de la oficina desesperada. No sabía entonces que las mujeres y niñas con autismo o síndrome de Asperger a menudo se les diagnostica con bipolar o un trastorno de la personalidad.

Con el paso el tiempo Paul prosperó, finalmente capaz de comprenderse a sí mismo, pero me sentía condenada. No pude hacer la conexión de un mal diagnóstico de bipolar.

Seis meses más tarde, visitamos a un nuevo médico de cabecera. Rápidamente me confirmó que no tenía bipolar. Ella miraba las interacciones impares entre Paul y yo (acabando las frases del otro y hablando de forma excesiva de cada uno) y me enviaron a un psiquiatra.

Me grabaron en vídeo, llené cuestionarios, escribí un ensayo sobre mi infancia, y completé las pruebas de lectura y seguimiento que mostró que tenía una dificultad de aprendizaje a pesar de tener un coeficiente intelectual superior a 150. Mi diagnóstico final fue de Síndrome de Asperger y TDAH.

En el momento de la prueba, se explicó que mi Asperger era "diferente", sin embargo, ahora el perfil femenino de Asperger está emergiendo. Una nueva herramienta de diagnóstico, diseñada por el profesor Tony Attwood, mejorará el proceso de diagnóstico, evitando así los daños causados ​​por un mal diagnóstico a niñas y mujeres.

Finalmente, también tuve aceptación en mi vida. Ahora ambos entendemos quiénes somos, lo que nos da la capacitación personal. Ya no escuchamos a los pesimistas. Aún más importante, ahora tenemos una dirección y un propósito a nuestra diferente, pero no menos, vida."

Barb y Paul se embarcan en un viaje en moto de un año alrededor de Australia para filmar un documental llamado, Autism All Grown Up, que investigará las dificultades que enfrentan los adultos en el espectro.

Para más información, visita la página web de Australian Autism Asperger's Network Inc, página de Facebook o escríbeles a info@aaanetwork.com.au

Las donaciones para el proyecto documental de Barb y de Paul se pueden hacer:
A través de depósito bancario a:
Bendigo Bank, Nambour, Queensland
Australian Autism Asperger's Network Inc
BSB: 633000
Número de cuenta: 150253656

Por giro postal o cheque a:
Australian Autism Asperger's Network Inc. 
PO Box 479, Pomona, Queensland, Australia, 4568


O por Paypal utilizando la dirección de correo electrónico:
donate@aaanetwork.com.au

Fuente: http://www.aww.com.au/diet-health/health-news/2013/10/i-was-diagnosed-with-autism-at-40