Campamento vacacional para niños autistas en Nueva Escocia, Canadá



Pasar tiempo en el campamento de verano es un ritual de alegría para muchos niños canadienses. Para los niños con autismo, sin embargo, es una experiencia rara. Pero ahora en la ciudad de Halifax existe un campamento que está marcando una diferencia para los niños autistas y sus familias. Y la demanda por el campo está creciendo.

El autismo es un trastorno neurológico complejo que generalmente dura toda la vida. Se presenta en cualquier grupo racial, étnico y social, y es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas. El autismo daña la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros.

Kerry Houghton, con su hijo Lex

Kerry Houghton sonríe mientras abraza a su hijo de 11 años Lex. Lex está pasando la semana en el campamento de verano Ben James en el centro de recreación en Halifax.

Los quince campistas aquí son niños con autismo…. la mayoría, afectados gravemente. Cada campista tiene su propio monitor.

Kerry Houghton dice que esta semana en el campamento significa todo para ella y Lex.

Sólo saber que Lex está a cargo de una persona que entiende el autismo, que va a estar seguro, que no es un campo regular, me alivia, sé que son profesionales.

Jeremy Conrad vela por su protegido cerca de un lago, chapoteando juntos, sonrientes.

Él es maestro durante el año escolar pero renuncia a sus vacaciones de verano para trabajar en el campamento con niños autistas.

El salario es bajo pero eso no le importa.

Es una gran experiencia positiva para mí que compensa todo el resto. Estos chicos son increíbles, son realmente positivos, y como cualquier otro chico, tienen experiencias que los frustran, se enfadan como cualquiera, pero son fantásticos, quieren divertirse y hacer grandes cosas en el verano y queremos darles la mejor experiencia de campamento por esa razón.

A la izquierda Lex, en el centro el profesor Jeremy Conrad © CBC

Hay áreas de juego para los campistas en el interior del gimnasio grande donde la mayoría de las actividades se llevan a cabo. Uno ellos juega al bowling, otro al baloncesto, también practican arte, hay para todos los gustos y tendencias. Incluso los chicos son transportados de un área a otra como si fuera un paseo por un parque de atracciones.

Es obvio que los niños la están pasando fantástico.

Kerry Houghton agradece todo, pero ella quiere más para su hijo y también para los padres.

Necesitamos diez veces este momento. Necesitamos esto en las vacaciones en marzo, en Navidad. Hay algunos niños autistas capaces de funcionar mejor. Sólo saber que él está ocupado todo el día y que se divierte, es mucho más reconfortante ir al trabajo sabiendo que todo va bien con él.

La gente que dirige el campamento de autismo en la provincia de Nueva Escocia quiere crear un hogar permanente. Ahora mismo funcionan según donde encuentren instalaciones más baratas debido a que todo el campamento es financiado en base a donaciones. Cynthia Carroll, directora ejecutiva de Autismo Nueva Escocia dice que hay una creciente necesidad.

Cynthia Carroll, directora ejecutiva de Autismo Nueva Escocia

Únicamente en Halifax apoyamos a sesenta niños y tenemos a unas veinte familias en lista de espera, lamentablemente las familias pierden la esperanza ante la imposibilidad de garantizarles un lugar. Este campamento sin duda alguna, podría servir a cientos de niños en toda la provincia

Existe la posibilidad de que este campamento sea integrado junto a otros programas administrados por la ciudad … pero hasta ese entonces, ustedes pueden oír lo que las donaciones y este campamento están logrando en la vida de estas familias.