El comediante con Asperger que triunfa en Reino Unido

"Escribo cosas en mi mano para acordarme cómo debo ser, para programarme en cuestiones de interacciones sociales", dice Robert White / Foto Cortesía Stephanie Miller
 Robert White ha tenido 67 trabajos en siete años. Varias veces fue despedido a causa de su interpretación muy literal de la vida, tras haber nacido con el síndrome de Asperger.


Las personas con esa condición -que forma parte del espectro del trastorno autista- tienen altas capacidades intelectuales y de razonamiento, superiores al promedio, pero tienen dificultades para la interacción social y para comunicarse.

“El jefe de un call-center en el que trabajé tenía reglas para cada cosa”, cuenta. “No decía específicamente que yo no estaba autorizado para usar un tipo específico de máscara, así que corté una de una revista y la usé durante tres horas”, asegura White, que tras el incidente fue despedido.

Ahora está feliz trabajando como comediante y dice que es mucho más fácil entender todo que dentro de una oficina corriente.

“En el escenario puedo hacer chistes en el contexto de hacer chistes. Decir las mismas cosas en la oficina era percibido como el resultado de no entender las situaciones sociales y era visto como inapropiado”.

En el material promocional de su show, White se describe a sí mismo como gay, disléxico, exconvicto, comediante y músico con Asperger.

Su reciente espectáculo en el festival de teatro Fringe, en la ciudad escocesa de Edimburgo, se llamó “El curioso incidente de la mordaza y el crimen de la pistola”, un juego de palabras con el título del popular libro sobre un adolescente con síndrome de Asperger El curioso incidente del perro a la medianoche.

También se refiere a un suceso que lo llevó a la cárcel por tres meses.

Al finalizar una relación hizo cosas que él admite no estaban dentro de los estándares comunes. “Una persona normal podría emborracharse pero como yo tengo Asperger, decidí hacer una broma pesada que fue malinterpretada por la policía…”

White no entra en detalles sobre lo sucedido por temor a revelar demasiado sobre su show, pero dice: “La cárcel era más fácil para mí que para mucha gente porque soy una persona que existe en mi cabeza, mientras que muchas personas (en la cárcel) son muy activas físicamente”.

Durante la detención preventiva, White se deprimió y compuso música en su mente para “curarse” a sí mismo.

“No había papel ni bolígrafos adecuados para escribirla así que utilicé pasta dental sobre periódicos y escribí con mis dedos”, dice.

Esto lo llevó al ala psiquiátrica y en la evaluación fue diagnosticado tardíamente con Asperger.

Antes de cada show, White se prepara para contrarrestar las respuestas naturales del Asperger que podrían aparecer mientras está el escenario.

“Escribo cosas en mi mano para acordarme cómo debo ser, para programarme en cuestiones de interacciones sociales”, relata.

“En un dedo escribo ‘sólo hazlo, sigue haciéndolo’, porque es muy tentador desvanecerse o "apagarse" si se presenta una dificultad”, asegura.

“En otro dedo anoto ‘quejas’ para recordar que un público haciendo ruidos de queja no es siempre una cosa negativa. Podrían estar haciendo pantomima y de hecho estar disfrutando de ella”, concluye White.